Adicción al trabajo

El médico que drogaba a Elvis Presley I abc.es
11 agosto, 2016
Nueva York busca una solución a la epidemia de heroína I elpais.com
16 agosto, 2016
Mostrar todo

Adicción al trabajo

La adicción al trabajo es una “obsesión”.

Quienes presentan estos síntomas no se pueden desconectar de su oficina, disfrutan haciendo horas extras y no saben lo que son los feriados o vacaciones. Según estudios, los adictos al trabajo suelen ser personas de entre 35 y 45 años, perfeccionistas, que prefieren trabajar individualmente y que necesitan controlar todo. Cuanto más intensa es la obsesión, menor es el nivel de felicidad reconocido. Todos ellos tienden a negar lo que les sucede. Para su diagnóstico es necesario la presencia obligada de dos elementos: compulsión y trabajo excesivo.
El término compulsión es fundamental en la adicción. No sólo es importante el hecho de que la persona trabaje muchas horas, sino también la razón por el que lo hace. Así, para que se considere adicción, el motivo principal debe ser la compulsión por trabajar, la culpabilidad que experimenta la persona si no lo hace o los síntomas de ansiedad que se generan ante la imposibilidad de trabajar. Los expertos señalan que dedicar más de 50 horas a la semana al trabajo puede determinar la adicción.adicto-al-trabajo5

¿Cuales son las consecuencias?

Problemas físicos: Los expertos señalan que dedicar más de 50 horas a la semana al trabajo puede determinar la adicción
En España, esta adicción afecta en torno al 12% de los trabajadores. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el 8% de la población activa española dedica más de 12 horas al día a su profesión. Un problema que antes era en general masculino, y que cada vez afecta a más mujeres, por su incorporación progresiva al mundo laboral.
Efectos psicológicos: Pueden ser más o menos evidentes, aunque empeoran a medida que progresa la adicción. Incluso a menudo, conllevan complicaciones físicas relacionadas con la sintomatología del estrés: alteraciones gástricas o cardiovasculares, como hipertensión arterial e infarto.
Trastornos en el ámbito social: caracterizados por la reducción de su círculo de amistades y por dificultades familiares por el descuido de pareja e hijos.


Una mala alimentación y pocas horas de sueño (para maximizar el tiempo que tienen para trabajar), así como del exceso de trabajo al que hacen frente de forma diaria inciden negativamente en la salud física. “Las alteraciones sociales y familiares se producen por el desequilibrio que existe entre el tiempo y esfuerzo que se invierte en el área laboral y la no laboral”. Cuando, además, las personas adictas al trabajo consumen sustancias ilegales para aumentar su rendimiento laboral y superar el cansancio y la necesidad de dormir, el cuadro se agrava. El papel de las empresas para detectar estas conductas es esencial y obligado, ya que están consideradas como factores de riesgo laboral.
Tambien se observa el fenómeno denominado “presentismo laboral”; es un término que hace referencia a las personas que trabajan a pesar de estar enfermos, lo que provoca un bajo desempeño en sus actividades. Hoy en día, este concepto engloba más condiciones, resultado de no poder desempeñar las funciones al 100%: depresión, ansiedad, problemas de pareja, entre otros. La clave está en la falta de concentración, que se traducen en una gran falta de productividad. En la nueva era de Internet, este término también se asocia a perder el tiempo con web no relacionadas con el trabajo, una práctica que realiza más de la mitad de la población. Muchos adictos son presentistas, pero no todos los presentistas pueden considerarse adictos. A la larga, este comportamiento afecta a todos los ámbitos de la persona y deriva en ausentismo.

¿Como se si soy un adicto al trabajo?

Para reconocer a alguien que simplemente le gusta su trabajo de alguien que es adicto a él, los especialistas han creado un pequeño cuestionario. Si la mayoría de las respuestas son positivas, !! hay que preocuparse!!.


1. Parece que estoy en una carrera contrarreloj.


2. Me encuentro continuamente trabajando después de que mis compañeros ya se han ido a sus casas.


3. Para mí es importante trabajar duro incluso cuando no disfruto de lo que estoy haciendo.


4. Generalmente estoy ocupado, llevo muchos asuntos entre manos.


5. Parece que un impulso interno me lleva a trabajar en exceso, es un sentimiento de que es algo que tengo que hacer tanto si quiero o no.


6. Dedico más tiempo a trabajar que a estar con mis amigos, practicar hobbies o hacer actividades de placer.


7. Me siento obligado a trabajar en demasía, incluso cuando no lo disfruto.


8. Me encuentro haciendo dos o tres cosas al mismo tiempo, como comer y tomar notas mientras estoy hablando por teléfono.


9. Me siento culpable cuando tengo un día libre en el trabajo.


10. Me resulta difícil relajarme cuando no estoy trabajando.
Aplicate este cuestionario y así podrás concluir si eres ¿trabajador o trabajólico?.

¿Como tratar esta adicción?

La adicción al trabajo pertenece a la categoría de dependencias no ligadas a sustancias, o adicciones no tóxicas. Sin embargo, no difiere mucho de las formas clásicas de dependencia, especialmente en lo que respecta a la tendencia a la autodestrucción física, psíquica y social.
En general, el adicto al trabajo, o workaholic, busca aliviar sentimientos de ansiedad, vacío y baja autoestima dedicándose completamente al trabajo; se trata de trabajar mucho para valer mucho. El adicto al trabajo tiende a comportarse de modo autoritario, tanto en la familia como en el ámbito laboral, desarrollando frecuentemente un síndrome de estrés que contribuye a empeorar la situación, y para hacer frente al agotamiento físico y mental, suele recurrir al uso de sustancias tales como café, tranquilizantes y alcohol.


El objetivo del tratamiento es que la persona logre llenar el vacío que intenta cubrir con su adicción, recupere el control de sus emociones y mejore su autoestima. Asímismo, se presta especial atención a la reestructuración cognitiva necesaria, dado el impacto que tienen las distorsiones cognitivas en el origen y mantenimiento del trastorno.

 

Para acudir a la fuente, pinche en el siguiente enlace:

www.gamma1950.wordpress.com

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento con el Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo Artículo 22.2 de la Ley 34/2002 le recordamos que al navegar por nuestra web esta de acuerdo con el uso de cookies para recopilar datos Más información

Las cookies son utilizadas habitualmente por los servidores web para diferenciar usuarios y para actuar de diferente forma dependiendo de éstos. Un uso de las cookies es identificarse en un sitio web. Los usuarios normalmente se identifican introduciendo sus credenciales en una página de validación; las cookies permiten al servidor saber que el usuario ya está validado, y por lo tanto se le puede permitir acceder a servicios o realizar operaciones que están restringidas a usuarios no identificados. Otros sitios web utilizan las cookies para personalizar su aspecto según las preferencias del usuario. Los sitios que requieren identificación a menudo ofrecen esta característica, aunque también está presente en otros que no la requieren. La personalización incluye tanto presentación como funcionalidad. Las Cookies se utilizan también para realizar seguimientos de usuarios a lo largo de un sitio web. El seguimiento en un mismo sitio normalmente se hace con la intención de mantener estadísticas de uso, mientras que el seguimiento entre sitios normalmente se orienta a la creación de perfiles de usuarios anónimos por parte de las compañías de publicidad, que luego se usarán para orientar campañas publicitarias (decidir qué tipo de publicidad utilizar) basadas en perfiles de usuarios.

Cerrar