Autodiagnóstico adicción al sexo y al amor.

Enfrentando los primeros 90 días (SLAA) Adictos al sexo y al amor anónimos.
27 noviembre, 2010
¿Cómo aceptar la enfermedad de la adicción?
29 noviembre, 2010
Mostrar todo

Autodiagnóstico adicción al sexo y al amor.

INTRODUCCIÓN
Estas preguntas que vienen a continuación están pensadas para ayudarle a identificar posibles síntomas de la adicción al sexo y al amor. No pretenden ser un método de diagnóstico infalible y las respuestas negativas a las mismas no indican ausencia de enfermedad. Muchos adictos obedecen a modelos de conducta muy diferentes entre sí, lo que puede resultar en diferentes formas de enfocar o responder a las mismas. A pesar de ello hemos descubierto que las preguntas concisas y precisas son tan útiles para el autodiagnóstico como las explicaciones extensas a la hora de dar a conocer en qué consiste la adicción al sexo y al amor. Somos conscientes que el diagnóstico es un asunto muy serio y a la vez muy personal.
Esperamos que le resulten útiles.
PREGUNTAS
1.- ¿Ha tratado alguna vez de poner un límite a sus actividades sexuales o a la frecuencia con la que ve a alguien?
2.- ¿Le resulta imposible dejar de ver a una persona concreta aunque sepa que esto sólo le perjudica?

3.- ¿le da miedo que alguien descubra sus actividades sexuales o románticas?
¿Necesita ocultárselas a los demás: amigos, familiares, compañeros de trabajo, psicólogos, etc.?

4.- ¿Llega lo sexual y romántico a producir en usted un estado de trance?
¿Llega lo sexual y romántico al extremo de hundirlo?

5.- ¿Ha tenido relaciones sexuales en momentos, lugares o con personas poco adecuadas?

6.- ¿Hace promesas o se impone normas de conducta que luego ve que no puede cumplir?

7.- ¿Ha mantenido o mantiene relaciones sexuales con alguien con quien no le apetece?

8.- ¿Cree que el sexo o una relación amorosa puede hacer su vida más placentera?

9.- ¿Se ha sentido alguna vez “obligado” a mantener relaciones sexuales?

10.- ¿Cree que alguien puede transformar su vida y/o solucionarle sus problemas personales?

11.- ¿Tiene una lista, escrita o de cualquier otra forma, con el número de parejas que ha tenido?

12.- ¿Cuando está separado de su pareja sexual, le invaden sentimientos de inquietud o desesperación?

13.- ¿Ha perdido cuenta del número de personas con el que ha mantenido relaciones sexuales?

14.- ¿Siente una necesidad desesperada de amante, “dosis” de sexo o futura pareja?

15.- ¿Ha tenido o tiene relaciones sexuales sin pararse a pensar en las consecuencias. (Por ejemplo. el peligro de que le descubran, el riesgo de contraer herpes, gonorrea, SIDA, etc.?)

16.- ¿Reincide una y otra vez en relaciones sexuales que no le convienen?

17.- ¿Cree que su valía dentro de una relación radica en su aportación sexual o en el apoyo emocional que usted proporciona?

18.- ¿No se siente vivo “de verdad” a menos que se encuentre en compañía de su pareja sexual o amor romántico?

19.- ¿Cree que tiene un derecho especial a disfrutar del sexo?

20.- ¿Se encuentra en una relación de la que no puede salir?

21.- ¿Ha puesto alguna vez en peligro su estabilidad financiera o su posición social por perseguir a alguien?

22.- ¿Cree que los problemas que experimenta en su vida amorosa se deben a que no disfruta del tipo de relación sexual “adecuada”, a que carece de ella o a que continúa estancada con la misma persona?

23.- ¿Ha destruido o puesto en peligro por sus aventuras alguna relación seria en alguna ocasión?

24.- ¿Cree que su vida carecería de sentido sin enredos amorosos o aventuras sexuales?

25.- ¿Se ha sorprendido alguna vez coqueteando o convirtiendo a alguien en un mero objeto sexual, incluso sin que esta fuera su intención?

26.- ¿Afecta su conducta sexual o romántica a su reputación?

27.- ¿Trata de solucionar o de huir de los problemas de la vida a través del sexo o de las relaciones amorosas?

28.- ¿Le preocupa la masturbación por su frecuencia, las fantasías de que la acompaña, los objetos que usa o los lugares en que la practica?

29.- ¿Practica el exhibicionismo o el “fisgoneo” (atisbo) en formas que le producen ansiedad o dolor?

30.- ¿Para alcanzar un nivel aceptable de alivio físico y emocional, ¿necesita cada vez más una mayor variación en sus actividades sexuales y románticas e invertir una dosis cada vez mayor de energía y esfuerzo?

31.- ¿Necesita “estar enamorado” o el sexo para sentirse un hombre o una mujer de verdad?

32.- ¿No considera que su conducta en el terreno sexual y amoroso no es acaso tan absurda como machacarse la cabeza contra un muro? ¿No termina agotado?

33.- ¿Le resulta imposible concentrarse en otros aspectos de la vida a causa de los sentimientos o pensamientos que tiene por otra persona o por el sexo?

34.- ¿Le obsesiona alguna persona o algún acto sexual concreto aunque estos pensamientos le ocasionen dolor, ansiedad o malestar?

35.- ¿Ha sentido alguna vez deseos de interrumpir o al menos limitar sus actividades sexuales o románticas durante un cierto periodo de tiempo? ¿Ha deseado en alguna ocasión ser menos dependiente emocionalmente?

36.- ¿Cree que, haga lo que haga, su vida es cada vez más insoportable?
¿Cree en lo más profundo de su ser que nadie le va a aceptar tal como es?

37.- ¿Cree que no posee dignidad y que está lleno de carencias personales?

38.- ¿Cree que su vida sexual y romántica perjudica a su vida espiritual?

39.- ¿Cree que su vida es un caos a causa de su conducta sexual y romántica o de sus excesivas dependencias emocionales?

40.- ¿Se le ha ocurrido pensar alguna vez en la de cosas positivas que podría hacer en la vida si no se dejara arrastrar por los impulsos sexuales y románticos?

¿QUÉ HACER?
Si después de leer estas preguntas considera que sus actividades sexuales, comportamiento romántico o enredos emocionales pueden ser sospechosos, ¿qué puede hacer?
En primer lugar tranquilizarse, ya que usted no se encuentra solo. Nosotros también hemos llevado el tipo de vida al que hacen alusión estas preguntas y a pesar de ello, hemos cambiado y hoy estamos en recuperación.
En segundo lugar pida ayuda, ya que es muy difícil salir de esta dinámica uno solo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento con el Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo Artículo 22.2 de la Ley 34/2002 le recordamos que al navegar por nuestra web esta de acuerdo con el uso de cookies para recopilar datos Más información

Las cookies son utilizadas habitualmente por los servidores web para diferenciar usuarios y para actuar de diferente forma dependiendo de éstos. Un uso de las cookies es identificarse en un sitio web. Los usuarios normalmente se identifican introduciendo sus credenciales en una página de validación; las cookies permiten al servidor saber que el usuario ya está validado, y por lo tanto se le puede permitir acceder a servicios o realizar operaciones que están restringidas a usuarios no identificados. Otros sitios web utilizan las cookies para personalizar su aspecto según las preferencias del usuario. Los sitios que requieren identificación a menudo ofrecen esta característica, aunque también está presente en otros que no la requieren. La personalización incluye tanto presentación como funcionalidad. Las Cookies se utilizan también para realizar seguimientos de usuarios a lo largo de un sitio web. El seguimiento en un mismo sitio normalmente se hace con la intención de mantener estadísticas de uso, mientras que el seguimiento entre sitios normalmente se orienta a la creación de perfiles de usuarios anónimos por parte de las compañías de publicidad, que luego se usarán para orientar campañas publicitarias (decidir qué tipo de publicidad utilizar) basadas en perfiles de usuarios.

Cerrar