Del miedo al amor / Principiosespirituales.com

Nueva York busca una solución a la epidemia de heroína I elpais.com
16 agosto, 2016
La doble vida del actor Philips Seymor Hoffman I elmundo.es
18 agosto, 2016
Mostrar todo

Del miedo al amor / Principiosespirituales.com

Los Doce Pasos concluyen con el amor como servicio desinteresado a otros, esto es el Paso Doce. Esto no es poca cosa para personas que iniciaron el Primer Paso, siendo incapaces de amar. En mi caso cargaba una actitud siempre distante, privada y defensiva, que me impedía intimar con otros. Por alguna razón vivía temeroso y vigilante ente cualquier persona que pretendiera conocer mi intimidad. Para protegerla manipulaba, mentía (sobre todo con medias verdades u ocultando información) y pretendía controlar todos los aspectos de mi vida y la de los que me rodeaban para presentarles lo que deseaba mostrar: un hombre invulnerable. En realidad era todo lo contrario.

Algunos dicen que la adicción permea toda nuestra cultura, que todos buscamos una salida fácil, una pildorita mágica, un quick fix, que arregle todo lo que nos duele sin requerir mucho esfuerzo. Se que yo buscaba algo o alguien que resolviera mi temor, que lo anulara y me permitiera tener valor. Odiaba vivir temeroso. También sé que lo de salida fácil para lograr obtener valor no me funcionó. Después de años buscándola encontré que todas las soluciones mágicas eran ilusorias; no hubo empleo, dinero, posición, relación o lugar capaz de dotarme de valor y seguridad .libre

A pesar de mis fracasos siempre negué ser yo el denominador común de todas estas situaciones. No, no era yo el problema, menos aún era un egocéntrico, o estaba resentido y tampoco tenía una actitud hostil, decía. Yo todo lo justificaba y para todo tenía una respuesta. Los demás ya ni caso me hacían, conocían mis racionalizaciones y me dejaban en mi mundo. Terminé completamente solo. Necesitaba romper la negación y fue  un desastre y la gracia de Dios lo que permitió que eso sucediera. Luego, con los Doce Pasos comprendí que estaba enfermo espiritualmente y que la cura, luego de aceptar mi enfermedad y poner mi vida en manos de un Poder Superior, era trabajar con mis defectos de carácter y enmendar el daño que causé a mí y a otros.

Al trabajar mi egocentrismo, mis resentimientos y mi hostilidad comencé a ver lugares, personas y cosas desde una perspectiva diferente. Mi temor me pareció injustificado y desconcertado me preguntaba cómo había llegado a construir tantas defensas innecesarias cuando bastaba ser yo. Luego enmendé el daño que causé a otros y a mi mismo para quedar libre de la vergüenza y poder mirar el mundo a la cara. Así, tan sencillo como eso, quedé desprovisto del miedo avasallador que antes tenía, pude a salir del encerramiento en el que yo mismo me había colocado, hablar de mis sentimientos y dejar a otros conocer mi interior. Por primera vez en mi vida, supe logré tener verdaderos amigos y conocí la intimidad. Esto fue revolucionario para mi: encontré una vida basada en el amor propio y el amor a los demás.

Artículo original en: http://www.principiosespirituales.com/

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento con el Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo Artículo 22.2 de la Ley 34/2002 le recordamos que al navegar por nuestra web esta de acuerdo con el uso de cookies para recopilar datos Más información

Las cookies son utilizadas habitualmente por los servidores web para diferenciar usuarios y para actuar de diferente forma dependiendo de éstos. Un uso de las cookies es identificarse en un sitio web. Los usuarios normalmente se identifican introduciendo sus credenciales en una página de validación; las cookies permiten al servidor saber que el usuario ya está validado, y por lo tanto se le puede permitir acceder a servicios o realizar operaciones que están restringidas a usuarios no identificados. Otros sitios web utilizan las cookies para personalizar su aspecto según las preferencias del usuario. Los sitios que requieren identificación a menudo ofrecen esta característica, aunque también está presente en otros que no la requieren. La personalización incluye tanto presentación como funcionalidad. Las Cookies se utilizan también para realizar seguimientos de usuarios a lo largo de un sitio web. El seguimiento en un mismo sitio normalmente se hace con la intención de mantener estadísticas de uso, mientras que el seguimiento entre sitios normalmente se orienta a la creación de perfiles de usuarios anónimos por parte de las compañías de publicidad, que luego se usarán para orientar campañas publicitarias (decidir qué tipo de publicidad utilizar) basadas en perfiles de usuarios.

Cerrar