La sombra angustiante de “los debo” I Blog lamenteesmaravillosa.com

Rendirse puede ser un acto de valientes y no de cobardes I lamenteesmaravillosa.com
13 diciembre, 2016
Manera 15 de conectar con la Fuente: Ríndete I Periódico Levante (Arnau Benlloch)
16 diciembre, 2016
Mostrar todo

La sombra angustiante de “los debo” I Blog lamenteesmaravillosa.com

Decía Karen Horney, autora que miraba el mundo desde el psicoanálisis, que “los debo” y su tiranía empujaban a perseguir versiones idealizadas que jamás serían satisfechas. En esta carrera interminable el corredor estaba sentenciado a no alcanzar nunca la meta y a padecer un cansancio de una persecución que nunca termina, como la de la propia sombra mientras el sol gobierna el cielo.

Albert Ellis, miró con ojos cognitivos aquello que Karen contaba desde el psicoanálisis. Ellis también habló de “los debo” y su carácter tirano, de como esas ideas irracionales nos ponían en el papel de jueces ante los demás y nosotros mismos.

Mires desde el lugar que mires, aquellos que llevan el “debo” por bandera conviven bajo su sombra con la ansiedad de la obligación. Esta bandera envuelve con una tela muy densa los ojos de quien la porta y nubla la figura de los demás con una capa de juicios y falsas creencias.

Los tres monstruos de la tiranía

“Hay tres monstruos que no nos permiten avanzar: tengo que hacerlo bien, tienes que tratarme bien, y el mundo debe ser fácil”

-Albert Ellis-

El PRIMER MONSTRUO son los “tengo que” y “debo” que nos repetimos a nosotros mismos. Es frecuente que nos impongamos metas demasiado altas que nos frustren cuando no las conseguimos o que sepulten una inversión que no nos podíamos permitir para conseguirlas. Nos repetimos sin darnos cuenta consigas como “debo caer bien a los demás o acabaré sola”, “debo conseguirlo o seré una fracasada”.

El SEGUNDO MONSTRUO es aquello que exigimos a los demás. En muchas ocasiones tenemos una visión idealizada de la amistad o del amor y presionamos a la otra persona para que se ajuste a nuestra visión tirana. Hay cadenas que toman forma de pensamientos como “si mi novia me quisiera de verdad, solo me desearía a mí” o “si realmente se preocupase por mí, me llamaría”.

El TERCER MONSTRUO son las expectativas no realistas que tenemos sobre el mundo o la vida. Pensar que “el mundo es justo”, “cada uno tiene lo que merece” o que “la vida debería ponernos las cosas fáciles para conseguir nuestras metas” son pensamientos irracionales construidos sobre “los debo”.

El ABC de nuestra mente

Cuando ocurre algo a nuestro alrededor automáticamente despierta en nosotros unos pensamientos asociados a eso que ha sucedido. Ante un hecho concreto nos emocionamos y reaccionamos de una manera o de otra en función de nuestros pensamientos y creencias más profundas.

No es el hecho en sí lo que nos conmociona y nos hace sentir o actuar de una forma u otra. Son los pensamientos que tenemos sobre los hechos aquello que determina nuestra reacción final.

Pongamos un ejemplo, imagina que debes dar una charla en público. Estas nerviosa porque es importante y quieres hacerla bien. Sin embargo, durante la charla, te quedas en blanco durante unos instantes. En cuestión de segundos pasan por tu mente multitud de pensamientos.

¿Reaccionaría la persona de igual manera si pensase “soy imbécil, está siendo un desastre” o si, por el contrario, pensase “me hubiese gustado que fuese perfecto pero estas cosas suceden, seguro que si hago una pausa para beber agua y me tranquilizo vuelvo a recordar por dónde iba”? Dejo que tú mismo respondas.

Del debo imaginario a la flexibilidad realista

Las mentes cuadradas exigen perfección y rectitud mientras que las mentes redondas admiten el fallo y se ajustan a la realidad. Cuando los límites inflexibles no dejan que la vida pase por sus fronteras acabamos sufriendo emocionalmente y sintiendo culpa, ansiedad o tristeza.

Es difícil que la persona luche contra sus “debos” cuando desde fuera los venden como solución mágica al sufrimiento. Los mensajes del estilo “tu puedes con todo” o “nunca te olvides de sonreírle a la vida” son trampas envueltas en papel de regalo rosa y caras sonrientes.

Si son nuestros pensamientos, “debos” y exigencias los que nos ocasionan el sufrimiento y no los hechos en sí mismos ¿no sería más sencillo cambiar nuestra propia mirada en lugar de cambiar aquello que nos sucede o nos rodea?

 

Para acceder al artículo,pinche en el siguiente enlace: 

 

La sombra angustiante de “los debo”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento con el Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo Artículo 22.2 de la Ley 34/2002 le recordamos que al navegar por nuestra web esta de acuerdo con el uso de cookies para recopilar datos Más información

Las cookies son utilizadas habitualmente por los servidores web para diferenciar usuarios y para actuar de diferente forma dependiendo de éstos. Un uso de las cookies es identificarse en un sitio web. Los usuarios normalmente se identifican introduciendo sus credenciales en una página de validación; las cookies permiten al servidor saber que el usuario ya está validado, y por lo tanto se le puede permitir acceder a servicios o realizar operaciones que están restringidas a usuarios no identificados. Otros sitios web utilizan las cookies para personalizar su aspecto según las preferencias del usuario. Los sitios que requieren identificación a menudo ofrecen esta característica, aunque también está presente en otros que no la requieren. La personalización incluye tanto presentación como funcionalidad. Las Cookies se utilizan también para realizar seguimientos de usuarios a lo largo de un sitio web. El seguimiento en un mismo sitio normalmente se hace con la intención de mantener estadísticas de uso, mientras que el seguimiento entre sitios normalmente se orienta a la creación de perfiles de usuarios anónimos por parte de las compañías de publicidad, que luego se usarán para orientar campañas publicitarias (decidir qué tipo de publicidad utilizar) basadas en perfiles de usuarios.

Cerrar