Nueva York busca una solución a la epidemia de heroína I elpais.com

Adicción al trabajo
12 agosto, 2016
Del miedo al amor / Principiosespirituales.com
17 agosto, 2016
Mostrar todo

Nueva York busca una solución a la epidemia de heroína I elpais.com

El número de muertes por sobredosis de opiáceos ha crecido un 20% en un año en la Gran Manzana. Las autoridades iniciado un plan de choque para afrontar el problema.

La heroína es más letal en la ciudad de Nueva York que la violencia por armas de fuego. Es una realidad que mostró al mundo el actor Philip Seymour Hoffman, cuando en febrero de 2014 fue encontrado muerto en su apartamento en el West Village. La jeringuilla pinchada en su brazo fue también la evidencia más visible de que esa pesadilla que quita el sueño en Estados Unidos no conoce de guetos, porque la epidemia de la adicción cruza todas las líneas económicas y sociales.

La plaga de la heroína está causando estragos en la Gran Manzana. Las muertes por abuso de drogas prácticamente se doblaron desde 2010. El año pasado se registraron 937 fallecidos, frente a 541 hace cinco. Solo en el último año, el incremento fue de casi el 20%. Esto supone que la droga se llevó por delante a 14 de cada 100.000 residentes en la mayor metrópoli de EE UU.

La heroína, en concreto, fue la responsable el año pasado de seis de cada diez muertes por sobredosis, de acuerdo con los últimos datos del Departamento de Salud. En su caso, el incremento de los fallecidos por abuso fue del 160% en el mismo periodo de referencia. Y aunque la población blanca es la más afectada, es en la comunidad latina donde crece más rápido, con un alza del 51% entre 2014 y 2015.gráfico heroína

La fiscal neoyorquina Bridget Brennan es rotunda cuando se le pregunta por el problema de la heroína: “Se consume como caramelos”. Atribuye la epidemia a la abundancia en el suministro. Solo en 2014 se confiscó el equivalente a 30 millones de dosis de heroína. “Nunca vimos algo así, ni si quiera durante las epidemias de hace tres y cuatro décadas”, señala James Hunt, agente especial de la DEA.

Las estadísticas muestran que buena parte de los adictos llegan a la heroína porque se enganchan a calmantes como el Fentanyl, que es hasta 100 veces más potente que la morfina. Después, buscan una solución más barata y contundente. Incluso los mezclan. El año pasado, 146 de las muertes por sobredosis están asociadas al Fentanyl. Hace diez años no representaban el 5% de los fallecidos por abuso.

Mary Bassett, la comisaria de salud en la ciudad de Nueva York, se apoya en estos datos para urgir un amplio enfoque para afrontar el problema creciente de la adicción. Va a ampliar el acceso al Naloxone en barrios como el del Bronx o Staten Island. De hecho, ya hay 650 farmacias donde se vende sin receta este medicamento que invierte los efectos de los opiáceos. La policía también debe llevarlo encima para casos de emergencia y se está distribuyendo entre organizaciones vecinales.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció en abril la creación de un grupo especial centrado en la prevención y el tratamiento de los adictos. La iniciativa se concentra en la educación del público, pero también a los doctores y consejeros que recetan tratamientos como el fentanyl. “Estas muertes se pueden prevenir”, insiste Mary Bassett. El plan incluye además un sistema de respuesta para ayudar a adictos que ya sufrieron una sobredosis.

El gobernado de Nueva York, Andrew Cuomo, también estampó la pasada primavera su firma en un paquete legislativo para hacer frente a la crisis. Entre las medidas incluye elevar el acceso a tratamientos eliminando la autorización previa de las aseguradoras y ampliando los servicios de emergencia. Se limitan en paralelo las prescripciones a opiáceos y se refuerzan las estrategias de prevención. “Estamos perdiendo demasiadas vidas en nuestra comunidad”, lamenta Terrell Jones, de la organización NY Harm Reduction Educators en Harlem, “hay que hacer todo lo posible para prevenir futuras tragedias”.

En otras ciudades, como Ithaca, han puesto en marcha otro tipo de iniciativas, como la de crear un local en el que los drogodependientes puedan suministrarse la dosis de una manera más segura. Si funciona, su alcalde está convencido de que será posible ayudarles a superar su adicción. La congresista demócrata Linda Rosenthal propone que estos centros de consumo supervisado se establezcan en todo el Estado. Mark Towsend, director de CORNER Project, insiste que son necesarios para evitar que los adictos se pinchen a escondidas en un baño público o solos en sus casas. “La gente seguirá muriendo de forma innecesaria”, augura.

La autoridades y organizaciones locales insisten en que no pueden esperar a que Washington actúe, pese a que se observa una mayor sensibilización de los dirigentes políticos. El problema llega al casar iniciativas en el ámbito de la salud como los centros de inyección con la acción de las fuerzas del orden, porque la policía no puede condonar el uso de una sustancia ilícita sin una ley que lo establezca expresamente.

Para acudir a la fuente, pinche en el siguiente enlace:

http://internacional.elpais.com/internacional/2016/08/14/actualidad/1471205618_989876.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento con el Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo Artículo 22.2 de la Ley 34/2002 le recordamos que al navegar por nuestra web esta de acuerdo con el uso de cookies para recopilar datos Más información

Las cookies son utilizadas habitualmente por los servidores web para diferenciar usuarios y para actuar de diferente forma dependiendo de éstos. Un uso de las cookies es identificarse en un sitio web. Los usuarios normalmente se identifican introduciendo sus credenciales en una página de validación; las cookies permiten al servidor saber que el usuario ya está validado, y por lo tanto se le puede permitir acceder a servicios o realizar operaciones que están restringidas a usuarios no identificados. Otros sitios web utilizan las cookies para personalizar su aspecto según las preferencias del usuario. Los sitios que requieren identificación a menudo ofrecen esta característica, aunque también está presente en otros que no la requieren. La personalización incluye tanto presentación como funcionalidad. Las Cookies se utilizan también para realizar seguimientos de usuarios a lo largo de un sitio web. El seguimiento en un mismo sitio normalmente se hace con la intención de mantener estadísticas de uso, mientras que el seguimiento entre sitios normalmente se orienta a la creación de perfiles de usuarios anónimos por parte de las compañías de publicidad, que luego se usarán para orientar campañas publicitarias (decidir qué tipo de publicidad utilizar) basadas en perfiles de usuarios.

Cerrar