Rumiación: el molesto círculo vicioso del pensamiento IBlog Psicologíaymente.com

Manera 13: Atraviesa tus miedos I Blog Arnau Benlloch
25 noviembre, 2016
Manera 14: Adáptate al cambio I Periódico Levante
2 diciembre, 2016
Mostrar todo

Rumiación: el molesto círculo vicioso del pensamiento IBlog Psicologíaymente.com

Pensamiento obsesivos que no nos dejan estar tranquilos. ¿Por qué aparecen y cómo evitarlos?

Aunque los seres humanos tenemos una buena capacidad de inventiva, también es cierto que no siempre somos especialmente imaginativos y espontáneos.

Existen algunas situaciones que nos vuelven más propensos a hacer que nuestra mente pase por las mismas rutas conocidas una y otra vez, como si fuésemos un vinilo. Estos círculos viciosos del pensamiento no solo frenan nuestra creatividad, sino que transforman todo lo que con el paso del tiempo van haciendo que nos sintamos peor.

Lo que en psicología se conoce como rumiación es un ejemplo de esto.

rumiacion

La rumiación del pensamiento es el fenómeno psicológico que aparece cuando nuestro foco de atención se queda “enganchado” en un elemento real o imaginario que nos produce estrés y malestar. Es decir, que en la rumiación se da una paradoja: algo como el pensamiento, que por definición es dinámico y cambia constantemente, se vuelve casi estático y encerrado en un circuito que lo hace moverse en bucles.

Allí donde hay rumiación hay también una persona que es incapaz de pensar sin que buena parte de las cosas que experimenta, ya sean estímulos externos o recuerdos, le hagan pensar en su malestar y las causas de este. Al encontrar tantas referencias al origen de ese sentimiento de pesadumbre y ansiedad, todo aquello a lo que dirigimos nuestra atención se convierte en una trampilla por la que caemos hasta volver al lugar en el que estábamos antes: la consideración de las cosas que nos preocupan.

Este proceso tan repetitivo hace que cada vez se vayan acumulando en nuestra memoria más experiencias que hemos vinculado al estrés en ocasiones anteriores, con lo cual la variedad de referencias a nuestro malestar va creciendo con el tiempo.

Cuando el pensamiento va sobre raíles

De algún modo, la rumiación hace que nuestro pensamiento adopte un patrón automatizado y repetitivo basado en un mecanismo simple: todos los pensamientos que se nos ocurran serán hilados entre sí para que estén relacionados con nuestro malestar. De este modo, perdemos capacidad de concentración y nos es más difícil manipular ideas de manera voluntaria, ya que todos los elementos terminarán desplazando nuestra atención hacia una experiencia concreta o un pensamiento que nos produce sensaciones negativas.

Como nuestro pensamiento queda atrapado en este bucle, nos cuesta tomar iniciativas que puedan servir para descargar ese estrés acumulado, y esto a su vez hará que no encontremos distracciones estimulantes en las que poder concentrarnos.

El desenlace de la rumiación del pensamiento

En la mayoría de los casos, en algún momento la persona que experimenta rumiación de pensamientos pasa el suficiente tiempo distraída como para hacer que el bucle se vaya debilitando y los niveles de estrés desciendan, pero en otros casos su persistencia está asociada con la aparición de los síntomas de la depresión.

De hecho, una de las características de la depresión es la falta de motivación de de capacidad para fijarse metas que no sean inmediatas, así como el sedentarismo, dos factores que están relacionados también con la rumiación.

Tres formas de romper el bucle

Si en vez de esperar a que la rumiación desaparezca por sí sola preferimos tomar medidas por nuestra cuenta, hay algunas estrategias que pueden ayudar al respecto.

Las más útiles y sencillas para reducir los niveles de estrés y liberar el foco de la atención son las siguientes:

  1. Deporte

El ejercicio físico es una gran ayuda para combatir la rumiación, entre otras cosas porque, a la vez que nos hace liberar endorfinas, exige de nosotros que nos concentremos en experiencias que ocurren en tiempo real.

Después de cansarnos haciendo ejercicio, nuestros músculos no son los únicos que empiezan a recuperarse: las conexiones neuronales también empiezan a conectarse entre sí de un modo nuevo, después de haber estado dedicadas durante un tiempo a acercarnos a la meta de cada ejercicio físico.

  1. Mindfulness

El Mindfulness también ha mostrado ser eficaz para reducir los niveles de ansiedad y para desenganchar la atención de fuentes de estrés. Aunque es cierto que incluso durante la meditación nuestro pensamiento no se detiene (no lo hace ni mientras dormimos), durante estas sesiones toma rutas alternativas, y nos mantiene al margen del pensamiento autorreferencial que crea bucles de malestar y de estrés.

Otras forma de meditación también podrían tener beneficios de este tipo, pero no han sido tan estudiadas científicamente.

  1. Caminar

Algo tan sencillo como salir a dar un paseo puede ayudar a pensar de manera más espontánea, además de servir para liberar endorfinas y descargar tensiones. Si esto se hace en entornos naturales con vegetación y lejos de los ruidos, mejor.

Como en la naturaleza hay una atmósfera que nos ayuda a relajarnos y, a la vez, es difícil encontrar referencias directas a nuestra rutina diaria y a lo que nos produce ansiedad, este tipo de espacios son perfectos para desconectar. Durante el tiempo que pasemos en entornos salvajes, nuestro cerebro aprende a funcionar saliéndose de la ruta marcada por la rumiación, y ese efecto va quedando fijado con el paso del tiempo.

Si quiere acceder al artículo,pinche en el siguiente enlace:

https://psicologiaymente.net/psicologia/rumiacion-circulo-vicioso-pensamiento

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento con el Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo Artículo 22.2 de la Ley 34/2002 le recordamos que al navegar por nuestra web esta de acuerdo con el uso de cookies para recopilar datos Más información

Las cookies son utilizadas habitualmente por los servidores web para diferenciar usuarios y para actuar de diferente forma dependiendo de éstos. Un uso de las cookies es identificarse en un sitio web. Los usuarios normalmente se identifican introduciendo sus credenciales en una página de validación; las cookies permiten al servidor saber que el usuario ya está validado, y por lo tanto se le puede permitir acceder a servicios o realizar operaciones que están restringidas a usuarios no identificados. Otros sitios web utilizan las cookies para personalizar su aspecto según las preferencias del usuario. Los sitios que requieren identificación a menudo ofrecen esta característica, aunque también está presente en otros que no la requieren. La personalización incluye tanto presentación como funcionalidad. Las Cookies se utilizan también para realizar seguimientos de usuarios a lo largo de un sitio web. El seguimiento en un mismo sitio normalmente se hace con la intención de mantener estadísticas de uso, mientras que el seguimiento entre sitios normalmente se orienta a la creación de perfiles de usuarios anónimos por parte de las compañías de publicidad, que luego se usarán para orientar campañas publicitarias (decidir qué tipo de publicidad utilizar) basadas en perfiles de usuarios.

Cerrar