Y tú,¿ qué estás evitando? I Blog Psicocode.com

Manera 9: Dedica tiempo a estar solo
28 octubre, 2016
El momento presente I Blog Cámbiate
2 noviembre, 2016
Mostrar todo

Y tú,¿ qué estás evitando? I Blog Psicocode.com

La gente está asustada de sí misma, de su propia realidad; de sus sentimientos más que nada. La gente habla sobre lo genial que es el amor, pero eso es una chorrada. El amor duele. Los sentimientos son perturbadores. La gente cree que el dolor es malvado y peligroso. ¿Pero cómo pueden lidiar con el amor si están tan asustados de sentir? Jim Morrison.

¿Sentimos o evitamos?

No estamos acostumbrados a sentir. Cuando alguien nos pregunta «¿cómo estás?», podríamos contar nuestro abanico de respuestas con los dedos de una mano. Existen decenas de emociones que describen nuestro estado de ánimo, pero acostumbramos a tener un vocabulario demasiado limitado. Al tratar de expresar cómo nos sentimos, la mayor parte de las veces decimos «bien», «mal», «cansado», «estresado», … y poco más.

 

Ésta es una de las razones por la que nos resulta tan difícil entender lo que nos pasa –porque la mayoría de veces ni siquiera disponemos de las palabras para nombrarlo.

Las emociones, directrices de nuestra conducta, dependen de los sucesos más ordinarios de nuestra rutina: nos entristece no recibir la atención que necesitamos, nos frustra que no nos comprendan, nos alegra que nos digan «me gustas» y nos estimula escuchar una canción o disfrutar de una buena lectura. Pero si queremos entender cómo nos sentimos frente a un determinado acontecimiento, también debemos tener en cuenta el peso de nuestras experiencias vitales: la pérdida de un ser querido, las críticas de nuestros profesores, el miedo a que nos abandonen, el rechazo de nuestros padres, etc. Todos estos procesos están en la base de nuestro estado de ánimo, y aunque no sepamos verlos ni etiquetarlos, condicionan nuestra actitud en todo momento. Por eso detrás de un “estoy bien” a menudo se esconde tanto.

Si estamos atentos y nos permitimos experimentar nuestras emociones, podemos vivenciarlas y procesarlas con naturalidad; pero cuando no las digerimos adecuadamente, se acumulan en nuestro cuerpo y se enquistan en nuestra mente. Con el tiempo, sentimientos como la tristeza, el desdén o la frustración pueden volverse cotidianos… Y al no poder entenderlos ni saber señalarlos, nos resulta mucho más fácil evitarlos.

¿Cómo escapamos del dolor?

La evitación es un fenómeno constante en nuestras vidas. Las personas dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo a actividades que no están relacionadas con experimentar nuestros sentimientos, sino que persiguen alejarnos de ellos: ver la televisión, quedar con nuestros amigos, trabajar, salir de compras, hacer deporte, etc.

Aunque todos estos hábitos sean perfectamente saludables, a menudo hacemos un mal uso de ellos: los utilizamos para refugiarnos de nuestros miedos, nuestro dolor, nuestra frustración, así como de otros muchos sentimientos que no sabemos gestionar adecuadamente. Estos sentimientos nos condicionan igualmente, pero al no saber comprenderlos, tratamos de evitarlos centrando nuestra atención en algo más sencillo, más controlable o más placentero. Pongamos algunos ejemplos.

  • Las redes sociales constituyen una magnífica forma de evitar. Cuando observamos las vidas ajenas nos alejamos de la nuestra, experimentando una falaz sensación de compañía y bienestar.
  •  Existen matrimonios que sólo se sostienen porque pasan la mayor parte de sus vidas sin verse.Se trata de relaciones que “funcionan” porque evitan enfrentarse a los conflictosmediante ocupaciones que absorben todo su tiempo y su energía.
  • Hay gente solitaria que es incapaz de entablar y mantener relaciones sólidas con los demás. Al tener una carencia de afecto que no saben cómo resolver, evitan el dolor jugando a videojuegos durante casi todo el tiempo.
  • Muchas personas se obsesionan con el trabajo para evitar pensar en los problemas que surgen en su familia. Dedican sus esfuerzos a una actividad que saben desempeñar, porque no se ven capaces de manejar las situaciones que se plantean en su hogar.
  • En un universo tan desconocido, injusto e incierto, la religión ofrece respuestas y consuelo. No es de extrañar que haya tantas personas que se aferren a ella para evitar la angustia que les produce su propia existencia.
  • Es muy difícil reparar una carencia de autoestima. Por eso hay quienes prefieren ir al gimnasio compulsivamente, tratando de resolver un conflicto interno mediante cambios superficiales en su cuerpo.
  • Al romper con nuestra pareja y experimentar dolor por la pérdida, es muy habitual que tratemos de evadirnos emborrachándonos, saliendo de fiesta o acostándonos con otras personas.
  • Cuando coincidimos con un conocido en el tren o en el ascensor, hablamos sobre temas irrelevantespara evitar la incomodidad que nos produce quedarnos en silencio.

La lista podría continuar infinitamente. Si pensamos detenidamente en la extensión de este problema, nos encontramos ante uno de los principales dilemas de la psicología humana. Estamos tan alejados de las emociones que dirigen nuestro comportamiento, que ni siquiera entendemos por qué nos comportamos como lo hacemos.

En consecuencia, desarrollamos actividades que nos mantienen entretenidos u ocupados, pero que rara vez atienden a nuestras auténticas necesidades como seres humanos. El resultado es una sociedad enajenada, compuesta por individuos neuróticos cuya única obsesión es encontrar un entretenimiento que les absorba lo suficiente como para seguir escapando de sí mismos.

¿Por qué evitamos?

Los sentimientos son el resultado de una inmensa cantidad de circunstancias: nuestros miedos e inseguridades, nuestros conflictos no resueltos, nuestras circunstancias pasadas y presentes, nuestras expectativas y deseos. Para poder entender cómo reaccionamos ante cualquier suceso, tenemos que tener en cuenta estos y otros muchos elementos.

Por ejemplo: cuando salimos de una relación después de mucho tiempo, no sólo nos sentimos dolidos por la ruptura; también nos preocupa volver a sentirnos “solos”, la posibilidad de no encontrar otra persona que nos entienda, los cambios que tendrán lugar en nuestro círculo, etc. Comprender y digerir todos estos sentimientos es muy complicado, por lo que preferimos buscar soluciones externas que apacigüen nuestro dolor –ya sea mediante nuestros amigos, las drogas, las redes sociales, el trabajo o la religión.

Nuestra sociedad tiene mucho de culpa en este proceso. Al no habernos proporcionado ningún tipo de educación emocional, lidiar con los conflictos que nos plantean nuestra familia, nuestra pareja o nuestros amigos nos supone un esfuerzo enorme: tenemos que entender su perspectiva, ¡cuando ni siquiera tenemos palabras para describir la nuestra! Es mucho más fácil evitar. Mirar hacia otro lado –apartar la vista del dolor y ocupar la mente haciendo algo más placentero.

Pero el dolor no se puede evitar: sólo aplazar. Si no dialogamos con nuestros problemas, terminarán volviendo y golpeándonos con más fuerza. Tenemos que pararnos a experimentar y comprender nuestras emociones, o continuaremos cargando con ellas durante el resto de nuestras vidas.

 Para acceder al artículo completo,pinche en el siguiente enlace:

http://psicocode.com/psicologia/y-tu-que-estas-evitando/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento con el Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo Artículo 22.2 de la Ley 34/2002 le recordamos que al navegar por nuestra web esta de acuerdo con el uso de cookies para recopilar datos Más información

Las cookies son utilizadas habitualmente por los servidores web para diferenciar usuarios y para actuar de diferente forma dependiendo de éstos. Un uso de las cookies es identificarse en un sitio web. Los usuarios normalmente se identifican introduciendo sus credenciales en una página de validación; las cookies permiten al servidor saber que el usuario ya está validado, y por lo tanto se le puede permitir acceder a servicios o realizar operaciones que están restringidas a usuarios no identificados. Otros sitios web utilizan las cookies para personalizar su aspecto según las preferencias del usuario. Los sitios que requieren identificación a menudo ofrecen esta característica, aunque también está presente en otros que no la requieren. La personalización incluye tanto presentación como funcionalidad. Las Cookies se utilizan también para realizar seguimientos de usuarios a lo largo de un sitio web. El seguimiento en un mismo sitio normalmente se hace con la intención de mantener estadísticas de uso, mientras que el seguimiento entre sitios normalmente se orienta a la creación de perfiles de usuarios anónimos por parte de las compañías de publicidad, que luego se usarán para orientar campañas publicitarias (decidir qué tipo de publicidad utilizar) basadas en perfiles de usuarios.

Cerrar